Menú Principal
26 de marzo de 2019

Agricultor logró domesticar las murtas en Chiloé y se convirtió en principal proveedor de locales gourmet

Seremi de Agricultura y directora nacional de ODEPA destacaron emprendimiento de productor de Chonchi.

En las cercanías del lago Huillinco en Chonchi, el agricultor Egor Vargas apostó a convertirse en el principal productor de murtas del Archipiélago de Chiloé y lo logró. Una tarea compleja si se considera que la murta o murtilla es una baya nativa cuya “domesticación” es incipiente, existiendo poca información sobre su manejo agronómico y potencial productivo. Fueron quince años de ensayo y error, que le permitieron a este productor llegar a cosechar entre 1.500 y 2.000 kilos anuales de este fruto silvestre.

El Seremi de Agricultura Juan Vicente Barrientos y la directora nacional de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA), María Emilia Undurraga, visitaron su predio para conocer su experiencia y la forma de trabajo asociativa que está impulsando en su comuna.

“Creemos que agricultores como Egor son un ejemplo que se debe multiplicar, él apostó por un negocio con identidad, por un fruto que es apetecido por el mercado, cuya reproducción no es masiva, pero que -como él lo ha demostrado- se puede realizar con buenos resultados. Para el Ministerio de Agricultura es importante su experiencia, ya que en la actualidad se está asociando con otros pequeños agricultores para enseñarles la forma de cultivar y generar un mayor volumen de murta. Es decir, estamos hablando de asociatividad, de un trabajo conjunto para ser más competitivos”, explicó la autoridad.

La directora de Odepa, María Emilia Undurraga, señaló que la institución está muy comprometida con el desarrollo rural del país. En este sentido, la iniciativa SIPAM busca contribuir al desarrollo de una agricultura sostenible e inclusiva, protegiendo los recursos naturales y las prácticas ancestrales de sus agricultores. Por ello, “la experiencia del productor Egor Vargas es fundamental para generar nuevas oportunidades para el desarrollo de economía locales. Este productor de murta con sello SIPAM representa un gran aporte al patrimonio cultural y la sostenibilidad del medioambiente”.

Oriundo de la Región de La Araucanía, Egor Vargas se define como un chilote por adopción, su decisión de incursionar en la producción de murta fue empujada por recuerdos de su niñez que evocaban un sabor único. Tras leer una de las primeras publicaciones de INIA Carillanca sobre cómo reproducir la murtilla, tomó la información y se puso manos a la obra.

Buscó en el Archipiélago todos los esquejes de murta que le fue posible hallar, luego optó por las variedades más proclives a la reproducción en su predio, quedándose con cinco ecotipos, estos le permiten tener una producción suficiente para proveer a los hoteles, centros gastronómicos, cervecerías y tiendas más importantes de la Isla.

La murta, asegura, es un fruto que ha entrado fuertemente en las cartas de comida y tragos gourmet, sin embargo, la recolección silvestre no basta para cubrir la demanda durante todo el año, por lo que es necesario cultivarla y saber cómo conservarla.

Además, de convertirse en el principal proveedor de murta del ChiloéEgor Vargas apuesta por dar valor agregado a esta baya, creando licores artesanales y una infusión que enriquece con otros frutos del bosque.

“Somo orgánicos por convicción y doctrina, no usamos fertilizantes químicos y, actualmente, nos estamos certificando como tal. Además, tenemos la Marca SIPAM Chiloé, que para nosotros es todo un orgullo, somos el único territorio en Chile que tiene esta categoría (Sitio Importante del Patrimonio Agrícola Mundial) y nosotros somos uno de los 80 agricultores que tienen esta certificación. Puro orgullo para nosotros. Ahora, esperamos que Chonchi se convierta en la primera comuna productora de murtas de la Región”, señala.

En ese sentido, el alcalde de Chonchi, Fernando Oyarzún, destacó que productores como Egor Vargas abren un camino a los demás agricultores de la comuna. “Son un ejemplo porque son capaces de replicar experiencias exitosas, vincularlas al turismo rural y a la comercialización en pequeña escala. En definitiva, pueden levantar un buen negocio”.